• Agencia de investigación de mercados Marketing
  • 18.01.2016

    Todo está listo para una contienda política que, probablemente, nos muestre otra vez cuántos “Perús” conviven en este territorio. A continuación la entrevista al presidente de Ipsos Perú:

    Leía en unas declaraciones tuyas que la animosidad que uno puede observar en las redes sociales no se traduce necesariamente en la intención de voto. ¿Cómo ves el uso de estos canales en esta campaña?

    Yo creo que hay que diferenciar las redes sociales. En el Facebook hay mayor espacio para hacer campaña, digamos, propositiva; mientras que en el Twitter lo que tienes es un campo de batalla. Sin duda se trata de un canal más agresivo e incluso diría hasta destructivo de los personajes políticos.

    ¿Y la relación del elector con los líderes de opinión en los medios? La última experiencia de una influencia directa y exitosa fue el apoyo de Jaime Bayly en el triunfo de Susana Villarán.

    Yo creo que sí ha habido más experiencias importantes de los grandes programas políticos que se hacían en señal abierta en las elecciones del 2006, por ejemplo, para la derrota de Humala y en las elecciones del 2011 para su victoria. Pero en este momento creo que la señal abierta ha perdido peso en términos políticos, no hay programas políticos con los niveles de rating que se tenía en esa época. La política se ha pasado al cable o a las redes sociales y estos espacios tienen un impacto más limitado. Los líderes de opinión tienen más influencia en lo que es la gestión pública, porque influyen sobre los políticos, los tecnócratas, sobre las personas que toman decisiones.

    No crees entonces que los líderes de opinión puedan ser un factor determinante en esta elección…

     Pueden ser determinantes en la medida en que aparezcan denuncias, digamos, que revelen aspectos desconocidos de la personalidad de alguno de los candidatos. No solo me refiero a temas de corrupción sino a cosas como que en el propio lenguaje de los candidatos se descubren a veces debilidades y un buen periodista lo puede hacer notar.   “Yo hice encuestas en mi universidad para la campaña presidencial de 1980, y en la Pacífico recuerdo que ganaba Bedoya. Luego en mi tesis universitaria, que fue sobre el pensamiento empresarial, hice una encuesta entre empresarios y la conclusión a la que llegué en ese momento fue que el pensamiento estaba listo para la creación de una confederación de empresarios, y al año siguiente se creó la CONFIEP. Ya después cuando entré a APOYO, y entré originalmente para trabajar en las revistas del grupo al regreso de mi maestría, en cuanto surgió la idea de hacer encuestas me ofrecí de voluntario para ocuparme del tema porque ya tenía una inquietud previa.”

    Uno tiende a pensar que en estos segmentos populares se privilegian factores asociados al ascenso social. En recientes mediciones ustedes han señalado que los dos temas centrales son Seguridad y Corrupción. En el caso de seguridad es clarísimo que se trata de un límite al progreso pero ¿De qué manera la gente suele internalizar la corrupción como un problema suyo?

      Yo creo que por la vinculación de la corrupción con la propia seguridad y con la economía. La Policía y el Poder Judicial son consideradas como instituciones muy corruptas, entonces la percepción ciudadana es que debido a la corrupción salen libres los delincuentes. Por el lado de la economía, y esto es algo que también hemos encontrado en la encuesta que hicimos en CADE, la corrupción es un freno a la inversión, es un chantaje a las empresas, es crear normas para después exigir dinero a cambio de no poner una multa. Y esto es algo que lo sufre desde el gran empresario hasta el informal, hasta el pequeño empresario.

      Mucho se ha hablado en nuestra industria sobre el crecimiento de las clases medias pero comparativamente menos sobre la vulnerabilidad de los sectores emergentes que mantienen condiciones precarias de empleo. Aun cuando seguridad y corrupción son ahora los temas de mayor interés, ¿No crees que esta realidad del empleo en el Perú abre un espacio propicio para propuestas concretas en temas de educación, trabajo, seguros de vida, etc.?

    Claro, yo comparto el análisis del Banco Mundial y del BID que señalan que en el Perú hay alrededor de un 30% de clase media y luego hay un sector vulnerable que no es pobre pero que tampoco es de clase media. Este sector es más o menos el 40%, básicamente población que se autoemplea. Aquí están las PYMES, tanto las formales como las informales, y para este sector la educación es un camino atractivo no tanto para conseguir empleo en las grandes empresas sino para mejorar sus resultados como emprendedores. El boom de la educación superior “marcas B”, digamos, tiene que ver justamente con este segmento de la población.

    Adiós Outsider, ¿Hola Underdog? Muchos creen que ya no hay lugar para outsiders en esta elección. En tu libro señalas tres condiciones para el surgimiento de un outsider: una ciudadanía decepcionada de las instituciones democráticas; partidos políticos poco abiertos a la renovación de sus liderazgos; y un sistema electoral propicio para la inscripción de organizaciones de coyuntura con líderes aventureros. Si estas tres condiciones aún se cumplen -y todo hace pensar que sí-, ¿por qué estamos descartando la posibilidad de un outsider?

    Claro, yo he introducido en esta campaña el concepto de underdog pensando justamente en Acuña porque él en realidad es un insider, una persona que ha sido congresista, alcalde y ahora gobernador. Hacía meses que se veía que había una posibilidad de crecimiento para él. Ahora, ¿por qué ya no un outsider? Porque Ollanta lo ha sido, y creo que la gente está un poco decepcionada de la idea del completo outsider. Pero como también sigue decepcionada de los políticos tradicionales, está en la búsqueda de alguien nuevo aunque no tanto, está buscando alguien nuevo pero ya no un outsider. Entonces la figura de alguien que surge de abajo, que viene de atrás, pero que alguna experiencia tiene, que algunos éxitos ha demostrado a lo largo de su vida resulta atractiva. Acuña es atractivo por estos motivos hasta que se demuestre lo contrario. Por supuesto ahora vendrá la campaña y sabremos cuánto de verdad o de mentira hay en su trayectoria. Pero al mismo tiempo, puede surgir otra figura pero del mismo perfil: alguien que no sea completamente nuevo en política pero que tampoco sea parte del establishment tradicional, que represente de alguna manera un cambio.

    ¿Estás pensando en alguien en particular?

    No, Acuña ha ocupado momentáneamente este espacio y todavía falta un mes para el cierre de las inscripciones, podría aparecer otro candidato o candidata. Lo que sí hemos visto en las encuestas es que hay una demanda de más liderazgo. Algo que se le critica a Humala es su falta de liderazgo, algo ocasionado también por la imagen de Nadine como quien tenía la última palabra. Ahora se está buscando una persona que muestre más liderazgo para afrontar los problemas que más agobian a la población: seguridad, corrupción y el enfriamiento de la economía.

    Ahora que mencionas lo del liderazgo, la sensación que tuve al final del discurso de Alan García en el CADE es que conocía muy bien la encuesta de ustedes sobre los atributos que la gente le reconocía a cada candidato, él enfatizó en el suyo. ¿Te dieron la impresión los candidatos de que tenían en claro cuáles eran sus activos políticos de cara a sus respectivos mensajes?

    Algunos más que otros. Keiko hizo una presentación muy correcta, sin arriesgar, que es lo que corresponde a alguien que está adelante en las encuestas. PPK fue muy confiado porque estaba en su espacio, los empresarios simpatizan mucho con él por su trayectoria como economista. Tal vez por ese exceso de confianza cometió algunos errores, su alusión a que podría estar en una Harley Davidson o incluso algo tan humano como estar con una gripe y no haberla tratado a tiempo, son descuidos por un exceso de confianza. Alan García, en cambio, estuvo impecable como tremendo político y candidato que es. Llegó a un auditorio con expectativas bajas y salió con alto apoyo. Ahora, el problema de García no está en el CADE sino en la calle, cómo va a hacer para revertir esa imagen de corrupción y de narcoindultos, ese es su gran desafío. Si no fuera por eso, cumpliría sobradamente el perfil de mayor liderazgo que la población está demandando.

    ¿Y a Acuña cómo lo viste?

    Acuña todavía es una incógnita. Es un personaje 27 Puede surgir otra figura pero del mismo perfil: alguien que no sea completamente nuevo en política pero “ “ que tampoco sea parte del establishment tradicional, que represente de alguna manera un cambio que no tiene propuestas muy claras, básicamente lo que nos dice es que es un hombre muy exitoso y lo único que le falta es ser presidente. Pero las respuestas al panel fueron muy débiles, no demostró un nivel de estadista. El problema es que ya hemos visto en el pasado que un buen sector de la población vota por el candidato con el que se identifica, que siente cercano, y no necesariamente es muy exigente en cuanto a sus conocimientos o a sus planteamientos.

    Tú señalas en tu libro que el perfil de candidato con mayor capacidad de despertar afinidad con el electorado es aquel que pueda mostrar una trayectoria exitosa en el sector público y privado, que tenga origen humilde y que haya salido adelante por su propio esfuerzo. Eso tiene nombre propio en esta elección…

    Así es, por eso Acuña está subiendo y se vuelve un personaje atractivo para un sector del electorado. Lo que pasa es que en su caso también hay denuncias por lavado de activos y por haber seducido a una menor de edad, estas cosas te presentan a un personaje más turbio y eso puede costarle más adelante votos.

    Un dato importante que Ipsos ha proporcionado es que entre el 30 y el 40% de los electores deciden su voto en la última semana…

    En realidad, es 20 más 20. 20% decide su voto en la última semana y otro 20% en el mismo día, entonces al final el 40% define su voto en los últimos 7 días. Lo mencionaba porque dada la decepción por el outsider de la última elección, ¿crees que tengamos esta vez una elección menos sorpresiva en el sentido de que los votos empiecen a concentrarse con mayor anticipación en dos o tres candidaturas fuertes?

    Lo mencionaba porque dada la decepción por el outsider de la última elección, ¿crees que tengamos esta vez una elección menos sorpresiva en el sentido de que los votos empiecen a concentrarse con mayor anticipación en dos o tres candidaturas fuertes?

    No, yo creo que todavía puede haber muchos cambios porque la población se va metiendo en la política hacia el final. Creo como todos que Keiko entrará a la segunda vuelta pero el segundo puesto está por definirse, en principio entre PPK, García o Acuña. Pero no descartaría que de pronto surja alguien más, por ejemplo, si las distintas opciones de la izquierda logran integrarse detrás de Verónika Mendoza y llevarla como candidata única o si el nacionalismo logra encontrar algún candidato atractivo, todo eso puede mover al electorado. Las inscripciones son el 11 de enero y de aquí a esa fecha puede haber algunas sorpresas. Ahí recién arranca la campaña.

    tambine-te-puede-interesar

    Presentamos nuestra edición digital, puedes tener acceso libre a todo el contenido,  desde aquí:► http://goo.gl/W0Qiv7 Posted by ANDA Perú on Friday, January 8, 2016