• Digital Marketing y Publicidad
  • 22.12.2016

    Para captar la atención y mostrar los casos de violencia y persecución por la que pasan muchas personas en el mundo; Amnistía Internacional ha recurrido al talento del artista chino Ai Weiwei, quien han creado 11 retratos con piezas de Lego para representar cada uno de los casos que son parte de Escribe por los Derechos, campaña mundial de la que se desprende la iniciativa Máxima No Está Sola, la cual tiene como objetivo pedir al estado peruano la inmediata protección de la vida y seguridad de Máxima Acuña y su familia.

    Conoce más el caso de Máxima Acuña, aquí:


     

    También te puede interesar: Esto fue lo más comentado durante el 2016 en Facebook


    Ai Weiwei, de 57 años de edad, es hijo del célebre poeta Ai Qing. Entre sus múltiples talentos se cuenta su colaboración en la realización del estadio nacional de Beijing (Nido de Pájaro) construido para los Juegos Olímpicos del 2008. Además, es el creador de importantes obras que han alcanzado fama mundial y que abarcan desde las performances a los videos, la fotografía y el diseño. En muchas de ellas despliega vibrantes desafíos a la censura aplicada por el régimen que gobierna China.

    En el 2015, Ai Weiwei fue galardonado con el premio Embajador de Conciencia de Amnistía Internacional, como activista y artista que ha defendido abiertamente la justicia con ayuda de su arte y ha sufrido las consecuencias.

    El arte creado por Ai Weiwei se une a la manifestación de cientos de miles de simpatizantes de Amnistía Internacional, que envían mensajes de apoyo a las víctimas de abusos contra los derechos humanos y a su vez llama a la acción a líderes mundiales.

    “Participo en esta campaña para apoyar a las personas que han sufrido por hacer o decir cosas que sus gobiernos no aprobaban. Como artista, la libertad de expresión es esencial para mi trabajo, y sé por experiencia propia lo que sucede cuando esa libertad entra en conflicto con el poder, y lo importante que es el apoyo global cuando el Estado intenta silenciarte. El permitir que la gente se exprese es lo que diferencia una sociedad moderna de una sociedad bárbara”, ha manifestado Ai Weiwei.

    En Perú destaca el caso de Máxima Acuña; campesina defensora de los derechos humanos que tiene un litigio con Yanacocha, una de las mayores empresas mineras del país, por la titularidad de un terreno donde vive con su familia. Cuando la policía intentó desalojarla del lugar donde su familia y ella viven, se mantuvo firme frente al hostigamiento y la intimidación. La policía la golpeó a ella y a su hija hasta dejarlas inconscientes, derribaron su casa dos veces y destruyeron sus cultivos.

    Amnistía Internacional Perú pide al gobierno peruano que proteja a Máxima y a su familia de la violencia y garantice que no serán desalojadas a la fuerza de la tierra donde viven. Por ello, por el Día de los Derechos Humanos, un grupo de artistas mostraron su apoyo a Máxima siendo parte del video #SuCasaMiCasa. Esta iniciativa es un reflejo de lo importante que es para cada persona su casa y la seguridad que esta brinda a la familia. Se sumaron a esta campaña personalidades como Mónica Sánchez, Olenka Zimmermann, Magdyel Ugaz, Gustavo Bueno, Giovanni Ciccia, Claudia Cisneros, Paul Martin, Gianni Chichizola, entre otros.

    Más información de Escribe por los Derechos, aquí: https://www.amnesty.org/es/get-involved/write-for-rights/

    1

    2

    5

     

    3